La pájara d’Induráin

Ara qe stao biciqletero recientemente, se m’a benío a la qabeza aqel día, qe marqó a to una jeneración xabaliyö, aqostumbraö a lä proezä d’un tío qe ganaba Tour i Girö qasi sin deppeinarse. Fue una époqa’n la qu me pasaba to lä siettä embobao ante la tele biendo al tío mâ grande q’a dao’l ciqlimmo spañô. El tío, de nombre Induráin, se merendaba a to’l qe se le pusiera delante, daba iguâ qien fuera; podía yamarse Chiapucci, Rominger o Zülle, qe Induráin parecía tenê siempre la prueba qontrolá; aunqe no tubiera’l mayô amariyo, aunqe un sqapao le saqara 15 minutö. Siempre aqababa ganando él.

Atta qe yegó’l Tour de 1996. Quando tö stábamö soñando ya qon el 6º Tour, qon qe Miguelón fuera’l primero’n qonsegillo, yegó aqel día. Aqel día fue’l de la famosa pájara qe le dio subiendo un puerto. Aqel día, lö qe stábamö biendo la tele no nö lo podíamö qreê: el superombre la biciqleta, sufriendo pa subî una montañita; sufriendo inqluso pa abanzâ otrö 100 metrö, bebiendo agua qottantemente porqe no podía mâ. Aqel día no se cayó un mito, pero qomprendimö qe to lö mitö son umanö. Eso ë algo mu duro pa un xabalín, qe no era qapâ qomprendello, atta ese momento.

Anuncios

enero 21, 2009. ' deporte'n bena, ' el traqqurso lö tiempö. Deja un comentario.